Visitando la casa de “Julieta Capuleto”

A través de la literatura y el cine todos hemos conocido –y por qué no hasta llorado- con la historia de Romeo y Julieta, los trágicos amantes para quienes el primer amor no fue tan dulce como imaginaban.

De la pluma de William Shakespeare, este clásico de la literatura universal se vuelve un referente cada vez que se habla del amor incondicional, del amor prohibido. Pero dejando a un lado el drama de esta historia, y como el tema que nos ocupa es el Día del Amor y la Amistad, ¿qué les parecería conocer la casa de Julieta y las leyendas que se citan alrededor de ella?

Shakespeare nos hizo viajar a la ciudad de Verona, Italia, para conocer la historia de los jóvenes enamorados; y justamente en la Vía Cappello Nr. 23, a pocos metros de la Piazza delle Erbe, se encuentra la que supuestamente fue casa de Julieta Capuleto.

En realidad se tiene muy poca información sobre la verdadera historia de esta casa; lo que sí se sabe con certeza es que fue un palacio de inicios del siglo XII que perteneció a una familia veronesa de apellido “Dal Capello”, como se puede leer en la insignia que aún pende en la fachada. Estos dos indicios -la fecha y el apellido- hicieron nacer la leyenda popular de que esta casa perteneció a la familia “Capuletti”, de la historia de William Shakespeare.

De hecho, la ventana gótica y el balcón que tanto identifica la historia de Romeo y Julieta fueron creados solamente a inicios del siglo XX, para acrecentar aún más la leyenda.

Pero más allá de que si esta es o no en realidad la casa de Julieta, lo importante al visitar el lugar es la atmósfera romántica que gira alrededor de la misma; y que la convierte en una visita idónea para este 14 de febrero.

Lo primero que sorprende al entrar en la casa de Julieta son las enormes carteleras que se encuentran en las paredes de los pasillos, mismas que se encuentran cubiertas por tarjetas, cartas, mensajes y pensamientos en todos los idiomas inimaginables, dejados por los turistas que visitan esta casa.

Los nombres de los enamorados encerrados en un corazón, juramentos de amor eterno, deseos de encontrar el verdadero amor y hasta restos de corazones rotos pueden encontrarse en estos carteles, inundando de amor y esperanza el ambiente del lugar.

Es tal la cantidad de mensajes que alberga esta casa que es necesario cambiarlas dos veces al año: la víspera de San Valentín, y el 17 de septiembre –cumpleaños de Julieta.

Dejando atrás el pasillo se llega al atrio principal de la casa: un lugar a cielo abierto donde se encuentra el tan escenográfico balcón desde donde Julieta se asomaba a jurar amor eterno a Romeo. A los pies del balcón se encuentra una hermosa estatua de bronce, realizada por el escultor italiano Nereo Costantini, que representa a Julieta en una romántica pose. Es tradición acercarse a la estatua de Julieta y tocar su seno derecho. La leyenda dice que si lo haces regresarás a Verona o encontrarás el verdadero amor.
Desde el atrio principal se puede entrar a la casa de Julieta, en donde se encuentran numerosos muebles del siglo XVI y XVII, varios objetos de cerámica renacentista veronesa y muchos frescos y cuadros que muestran escenas de la historia de Romeo y Julieta.

Sí, acepto

Desde abril de 2009 el balcón en el que Romeo cortejó a su Julieta ha abierto sus puertas para que todos aquellos que lo deseen puedan celebrar su boda civil, por un precio de entre 600 y 1.000 euros… ¡y pensar que es la casa de una trágica historia de amor!

Así que ya lo saben, cuando estén por Verona, Italia, no dejen de visitar la casa de Julieta; qué importa ya si es o no la verdadera casa de Julieta Capuleto, lo importante es dejarse llevar por el amor, la ilusión y la atmósfera del lugar, y sobre todo, de los enamorados –y los solteros- que con grandes ilusiones visitan esa casa.

Y bueno, nunca está de más dejar un mensajito de amor, y sobre todo, tocar el seno derecho de la estatua de la joven. Uno nunca sabe…

Comparte y síguenos

Viajando con Sabor

Deja una respuesta