¿Tacos de pastor y vino?… ¡Irresistible combinación!!

¿Tacos de pastor y vino?… ¡Irresistible combinación!!

Si hay un alimento que nos gusta comer a los mexicanos son los tacos, y por eso tenemos muchas variedades: de pastor, carnitas, barbacoa, guisado o con sal. Su versatilidad única lo ha convertido en el mayor símbolo culinario del país.

Pero el de pastor, sin duda, es la joya de la corona. Por algo la prestigiada lista Taste Atlas lo consideró el platillo más rico del mundo. Y aunque solemos acompañarlo con un refresco bien frío o un agua fresca, ¿te has puesto a pensar que sabría más rico con una copa de vino?

Domecq Academy, el centro de formación de Casa Pedro Domecq, te explica por qué este maridaje resulta tan fresco y delicioso. Alberto Verdeja, winemaker de esta empresa española con más de 200 años de experiencia en el sector de vinos y destilados, nos da cinco razones para maridar el vino con un taco al pastor

  1. Los sabores se integran

Contrario a lo que mucha gente cree, las especias del pastor (comino, tomillo, pimienta blanca, pimienta negra, mejorana) se integran perfectamente con las propiedades del vino tinto, explica Alberto Verdeja. Esto hace que el paladar perciba una explosión de sabores que no chocan entre sí, lo cual hará que tu experiencia al comer sea más placentera y orgánica.

  1. La grasa está a tu favor

A veces no queremos cenar tacos porque “son muy grasosos”. ¿Pero sabías que si los combinas con un vino esta grasa se neutraliza? No es que desaparezca la grasa: sólo es una cuestión de percepción.

“Vamos a pensar en que la grasa hace un barrido con la parte tánica del vino, es decir, que la astringencia típica del vino hace que, en tu boca, el taco se sienta y sepa distinto”, observa Verdeja.

Recordemos que los taninos son una propiedad organoléptica que tienen todos los tintos. De hecho, los sabores astringentes siempre dejan una sensación de sequedad y amargor. Y si tomamos en cuenta que un taco al pastor es jugoso por su marinado, beber un tinto “neutraliza” esa sensación de que está “grasoso”.

  1. Es menos pesado

Para no sufrir el llamado “mal del puerco”, un vino puede ser la solución. Al estar compuesto por agua, glucosa, fructuosa y uva, así como todos sus componentes, resulta mucho más ligero que una cerveza.

  1. La carne sabrá mejor

Toda la carne al pastor está hecha de cabeza de lomo de cerdo, una pieza que se caracteriza por su suavidad y jugosidad. Esto es motivo suficiente para que te animes a pedir un vino blanco, que es ideal para maridar con carnes magras y quesos delicados.

  1. Por el puro placer de transgredir

Durante mucho tiempo, el taco fue relegado de la alta cocina internacional; se le consideraba una comida básica y de baja complejidad. El vino, por su parte, por muchos años fue considerado una bebida sofisticada y solemne que sólo podía beberse en ocasiones especiales y, peor aún, que sólo era consumida por personas maduras o por los estratos socioeconómicos más privilegiados.

Afortunadamente, ambas percepciones son erróneas y poco a poco desaparecen. Hoy se sabe que nunca es mal momento para beber una copa de vino y que el taco es el mejor platillo del mundo, ya sea en un restaurante o en un puesto callejero.

Maridaje recomendado por Alberto Verdeja, Winemaker de Domecq Academy

  • Tacos de pastor negro de La Casa del Pastor con Vino Tinto XA Domecq

Este Cabernet Sauvignon-Grenache, proveniente del Valle de Guadalupe (Baja California), es un vino fresco y vivaz que reafirma los frutos rojos en boca, con final medio y agradable al paladar. La bebida ideal para el pastor negro, una receta yucateca que contiene maracuyá y chiles tatemados, los cuales resaltan con las notas especiadas de las variedades de uva y la barrica presente en el vino.

 

  • Tacos de pastor tradicional de La Casa del Pastor con Vino Blanco XA Domecq

Este Chardonnay – Chenin Blanc/Sauvignon Blanc (dependiendo la añada) proveniente del Valle de Guadalupe es un vino de entrada agradable con untuosidad y frescura, que además posee acidez equilibrada y buena persistencia en boca. Tiene una nota semi seca, con mucha fruta tropical y amarilla. Es ideal para todo tipo de carnes magras y alimentos con una sazón ligera y frutal. En el caso de los tacos de pastor, la piña, el adobo, limón y cilantro, maridan y potencializan los aromas y sabores del vino y el taco en conjunto.

Comparte esta nota
Viajando con Sabor

Viajando con Sabor

Deja una respuesta