Hacienda Uayamón. Lujo, magia y fantasía.

El rancho ganadero Uayamón fue fundado durante la última década del Siglo XVI, dedicado en ese entonces a la cría de Ganado Bovino y Porcino. Al igual que otros ranchos e incluyendo la misma ciudad de Campeche, desde 1685 fue saqueado por los Piratas Graff y Grammont. El rancho de Uayamón fue propiedad de Don Francisco de Cicero, Coronel y comandante de la Milicia Write.

En el siglo XIX, Uayamón se convirtió en hacienda y fue entonces vendida al hijo de un amigo personal – José Segundo Carvajal, Coronel de Ingenieria y comandante de sus fuerzas – A principios de los años sesentas de ese mismo siglo, pasó a las manos de Don Rafael Carvajal Iturralde.

Uayamón fue la segunda hacienda en importancia de todo el Estado de Campeche, contando con una extensión de 9 leguas y alcanzó su máximo desarrollo con otro de sus dueños, Don Fernando Carvajal Estrada. Tenía una gran variedad en su producción entre cría de ganado, cultivo de maiz, caña de azúcar, palo de tinte y por supuesto producción de henequén.

La hacienda Uayamón se encuentra a tan sólo 20 minutos del Aeropuerto de la Ciudad de Campeche, se distingue por su magia y misticismo conservando todavía edificios en ruinas. Es un estupendo punto de partida para visitar las ruinas de Edzna, de Balamkú, Calakmul y la famosa Puerta de Tierra y es ideal para el viajero que busca estar en contacto con la naturaleza y la energía que transmite el pasado de ésta hacienda.

Actualmente pertenece a una de las cinco haciendas de The Luxury Collection en el sureste mexicano. Se trabajó en un proyecto específico de restauración para mantener la personalidad arquitectónica particular de hacienda conservando el mismo espíritu que le dieron sus antiguos dueños. Es por ello que en algunos casos la restauración incorpora aspectos contemporáneos y tradicionales, permitiendo que en los nuevos espacios destaquen el valor artístico y arquitectónico de las características originales de hacienda.

El diseño de las habitaciones y las áreas públicas otorga a la hacienda un toque verdaderamente único. Grandes estacas que sobresalen en los muros de las habitaciones sostienen románticas hamacas tejidas en algodón que permiten dormir según el estilo maya. La habitaciones integran terrazas que permiten soñar dentro de la selva, escuchando las melodías de los animales y el susurro del viento en la vegetación. El lugar ideal para soñar.

El restaurante de Uayamon se encuentran en el edificio principal original de la hacienda. Cuenta con un área cerrada y con aire acondicionado.

El menú propone una mezcla de cocina regional e internacional. El chef, Juan Carlos Sánchez, combina las delicias culinarias de una típica cocina de Campeche con la irresistible mezcla de sabores europeos y mexicanos. La mayoría de los ingredientes son orgánicos y provienen de los jardines de la hacienda. El pan recién horneado se hace en la hacienda y todos los días, pescadores locales traen el pescado fresco.

El SPA se ubica en lo que antiguamente era la “tienda de raya” y ofrece servicios únicos y profesionales que incorporan las técnicas tradicionales de curación de los antiguos mayas. La alberca al aire libre, construída en medio de las ruinas de uno de los edificios de la hacienda ofrece una energía especial y única.

Para mayor información visita:

www.thehaciendas.com

Comparte y síguenos

Viajando con Sabor

Deja una respuesta