Hacienda San José te invita a fusionarte con la naturaleza.

La Hacienda San José se encuentra ubicada a tan solo 45 minutos del Aeropuerto Internacional de Mérida, es una emblemática construcción del siglo XVIII que, a pesar del tiempo y de haber sido restaurada conserva los azules pasteles de su fachada, su decoración y hasta los murales de su capilla. Hoy día es un exclusivo hotel con un ambiente mágico, une invita a pasear por sus jardines.

Algo que caracteriza esta hacienda es el camino de palmeras, que guía el camino a la alberca principal que se encuentra rodeada de extensos jardines, cuenta con una agradable zona con techo de palma donde puede refrescarse, tumbado en una hamaca y tiene también un jacuzzi al centro.

Sus jardines y la selva constituyen el ambiente tranquilizante, entre la calidez y la frescura de sus sombras permiten fusionarse con la naturaleza. La atmósfera y el canto de los animales son la cura perfecta para mantenerse entre la tranquilidad y la quietud.

Cuenta con 15 habitaciones y suites con hermosos y lujosos detalles; las de categoría Habitación Superior son espaciosas y tienen vista al camino de palmeras; las Junior Suite tienen una tina exterior y terraza con vista a los jardines.

Una de las habitaciones alberga en su interior un árbol, una hermosa ceiba muy antigua. Imagina la experiencia de convivir con un árbol en tu habitación.

Las Mayan Villas se encuentran escondidas en la vegetación que rodea a la Hacienda, estas villas estilo maya son absolutamente privadas, confortables y románticamente decoradas. Las villas tienen una terraza con hamaca y tina exterior rodeada por vegetación selvática. Y algunas de ellas albergan el Spa, que es atendido por un grupo de mujeres mayas que aplican masajes y tratamientos tradicionales.

Todas las habitaciones cuentan con aire acondicionado y abanico en el techo, caja de seguridad, teléfono con acceso directo a largas distancias, terraza con comedor y mini bar.
Cuenta además con una biblioteca que alberga los planos del lugar, una capilla que aún conserva en sus muros, frescos del siglo XIX.

En el restaurante por las mañanas se puede disfrutar de un desayuno en el pórtico, las tortillas y quesadillas hechas a mano al momento en el fogón no tienen igual y los huevos motuleños no debes perdértelos. Un gran descubrimiento de toda esta zona es la chaya, una hoja verde muy parecida a la espinaca que además de servir de condimento en suculentos platillos, permite también tomarse en jugo, de buen sabor y muy refrescante. A medio día el sol ilumina el restaurant lo que hace un espacio festivo y por la noche logra que la velada se torne romántica y evocadora.

La paz y tranquilidad de Hacienda San José, hará tus vacaciones inolvidables.

www.thehaciendas.com
www.luxurycollection.com

Comparte y síguenos

Viajando con Sabor

Deja una respuesta