Glenfiddich y Charlotte Voisey

Charlotte Voisey es experta en crear tragos y administrar bares alrededor del mundo y ganadora de varios premios en su ámbito y ha participado en programas de televisión como Top Chef Masters y Next Iron Chef.

GLENFIDDICH es el single malt con mayor venta en el mundo y este año celebra sus 125 años de existencia. En 1886, William Grant se lanzó a perseguir el sueño de su vida y para ello contó con la ayuda de sus siete hijos y sus dos hijas,. Juntos, iniciaron la construcción de su propia destilería y la noche de Navidad de 1887 las primeras gotas de whisky brotaron de los alambiques de cobre.

Es importante hacer hincapié en que permanece independiente y como negocio familiar manejado por la quinta generación de la familia pionera. La destilería se encuentra en Speyside. Y sólo GLENFIDDICH utiliza agua del manantial Robbie Dhu para la elaboración de sus whisky.

Para esta cata se contó con tres productos de la compañía:
GLENFIDDICH 12 un whisky largo, suave y maduro, con sabores afrutados destacando la pera.

GLENFIDDICH 15, con un aroma complejo de frutos rojos, canela, miel y vainilla.

GLENFIDDICH 18, es descrito por Charlotte como “el whisky elegante”. Seco, distinguido y con fuertes notas de roble.

En exclusiva Viajando con Sabor tuvo la oportunidad de entablar una entrevista con la reconocida mixóloga.

Sabo: Buenas tardes, bienvenida a México, quisiera comenzar por preguntarte ¿Cómo explicas el boom que se ha dado a nivel mundial de el whisky de una sola malta?
Charlotte: Me parece muy interesante, creo que al fin la gente se está dando cuenta de las diferencias que hay entre diferentes tipos de whisky y si tienes la oportunidad de ir a Escocia y estar en la destilería te enamoras del proceso, el boom llega un poco tarde desde mi punto de vista, pero ya que tienes la oportunidad de probarlo no necesitas saber nada más. La calidad habla por si misma.

Sabo: Mencionas el proceso, en cuanto a ello ¿es diferente al de otras destilerías, más artesanal?
Charlotte: Es cierto que el proceso no ha cambiado en nada desde 1887, hay muchas destilerías en Escocia, alrededor de cien, y es muy cierto que en muchas se ha llegado al uso de medios computarizados para muchas partes del proceso, lo cual no quiere decir que pierda calidad, pero cuando hablas de un producto que surge de la naturaleza, me encanta la idea que sean personas y no máquinas las que lo produzcan, y lo hagan de la misma forma que en sus inicios y de hecho la Ley de elaboración de whisky single malt menciona que no se utilice cosas demasiado futuristas ya que puede cambiar todo el sentido del producto final.

Sabo: ¿Qué tanto puede variar el whisky al ser elaborado por maestros destileros que tarde o temprano llegan al retiro, y al llegar un nuevo destilador, el feeling personal qué papel juega en el resultado final?
Charlotte: Es una buena pregunta, de hecho Willian Grant tiene cierto temor a que esto suceda por lo que el malt master, como lo llamamos nosotros, lleva más de 50 años y desde hace 20 años tiene un ayudante cuya capacitación y colaboración con el malt master lo tienen altamente calificado para cuando llegue el día del cambio de estafeta. Confiamos en que la calidad será la misma.

Sabo: ¿Puede extinguirse alguno de los ingredientes y eso variar el sabor, con el cambio climático que  diferencias puede haber?
Charlotte: Es un riesgo y hasta el momento no ha variado desde los inicios pero pienso sobre todo en el agua, ya que utilizamos un agua local de un río pequeño y con estos cambios climáticos puede llegar a cambiar el agua y variar el sabor. Cebada hay mucha, levadura se puede elaborar, si tuviéramos que cambiar la levadura eso sí puede cambiar el sabor y algo muy importante es la maduración, que como mencioné en la cata es casi el 70% del sabor y lo cual tenemos perfectamente controlado.

Sabo: Me gustaría que me hables de los whiskys de 30, 40 y 50 años y ediciones especiales.
Charlotte: Esos whiskys son todo un placer al probarlos, muy elegantes y finos y por el tiempo que lleva el producirlos no son baratos, tienen más edad que yo y te hacen pensar en lo que has vivido en ese periodo de tiempo.

Sabo: Por último ¿qué nos puedes decir del programa de residencias artísticas?
Charlotte: Es interesante, tenemos una casa en la destilería donde llegan artistas de todo el mundo a vivir por tres meses a obtener inspiración del entorno, las experiencias, los animales y se hacen exposiciones con los trabajos. Es plasmar el Spirit of life del whisky. Hace poco tuvimos a un artista neoyorkino que tiempo después me invitó a su exposición y es divertido ver desde otra perspectiva algo que tenemos en común, con los ojos de alguien a quien apenas conoces y establecer una analogía en la cual podemos decir que hacer whisky es también un arte.

Comparte y síguenos

Viajando con Sabor

Deja una respuesta