El Cristo Roto de Aguascalientes

San José de Gracia es un municipio del estado de Aguascalientes, México, que se fundó en el año 1673. En sus orígenes fue habitado por indígenas chichimecas que provenían de las inmediaciones de Tepatitlán, Jalisco. En aquel tiempo huían de las invasiones al reino de Michoacán realizadas por los españoles; se establecieron en las faldas de la Sierra Fría, en un lugar que al paso del tiempo se llamaría de Martha, entre los años 1673 y 1675.

Un acontecimiento cambió la forma de pensar de sus habitantes y acrecentó la devoción religiosa en la cristiandad: la llegada del Señor Original, la imagen más querida y adorada de aquellos fieles moradores.

Cuenta la leyenda que una mula llegó al pueblo con una caja de madera, y después de vagar algunos días, se dirigió a la puerta principal del templo. Como ningún arriero parecía ser su dueño, unos hombres –al ver al animal fuera de la iglesia- metieron la caja al lugar, y al destaparla se sorprendieron al ver su contenido: una hermosa imagen de Cristo Redentor Crucificado.

Repicaron las campanas para reunir al pueblo, lo llevaron en peregrinación, lo aclamaron con cantos, rezos y oraciones, pedían por sus cosechas y la bendición para sus familias. Así creció la fe por el Cristo Original, a quien los nativos lo consideran desde entonces el Santo Patrono de San José.

El Cristo Roto

El Cristo Roto mide 25 metros y está montada en una base de 3 metros, dando un total de 28 metros de altura. Es el segundo más grande de Latinoamérica; la imagen refleja la triste situación de sus antiguos pobladores al enfrentar el éxodo ante la catástrofe de la que fue objeto la población.

De por qué está en esas condiciones dice la leyenda que… un sacerdote buscaba un Cristo en una casa de antigüedades y encontró uno pero no tenía cruz, le faltaba media pierna, un brazo entero y la cara estaba desfigurada. Se lo llevó a su casa y por la noche le preguntó que quién se había atrevido a dejarlo así, y que lo repararía de inmediato. Una voz le respondió que no lo hiciera, porque esos miembros rotos recordaban a tantos hermanos que están así: rotos, mutilados, enfermos, oprimidos, porque les han bloqueado los caminos; sin cruz porque les han quitado la honra… porque son como un Cristo Roto. Por eso, este santuario está dedicado a los enfermos, a los oprimidos, humillados e indigentes.

En 1928 se construyó la presa Plutarco Elías Calles, con capacidad para 340 millones de metros cúbicos. La presa cuenta con dos islas y en una de ellas fue edificado El Cristo Roto (2006), con el fin de hacer una labor turística en beneficio del pueblo. Se construyó en manos de su autor Erasmo Aguilar y el tallador Miguel Romo Santini.

El proyecto del Santuario del Cristo Roto surge con la necesidad de ofrecer a turistas y habitantes un espacio dedicado a formar parte de las costumbres y las tradiciones religiosas relacionadas con la Semana Santa en San José de Gracia, una festividad que lo ha hecho identificar por generaciones.

El acceso es únicamente vía marítima: los visitantes suben a unas lanchas para llegar a la isla; después tienen que subir una escalinata, para así llegar al santuario.

En el Santuario del Cristo Roto se pueden apreciar los distintos tipos de cristos a escala que se albergan en las iglesias del estado, cada uno con su descripción y milagros que han concedido.

Comparte y síguenos

Viajando con Sabor

Deja una respuesta