El arte de catar de los antiguos mexicanos

Este jueves 20 de noviembre a las 8:30 de la noche, tendremos en el restaurante El Jolgorio Cibeles la Cena-Cata- Conferencia: El arte de catar de los antiguos mexicanos.

La riqueza del universo olfativo del Nuevo Mundo es parte del patrimonio del sabor heredado de México al mundo. No solo por los nuevos olores de los productos autóctonos, sino por los símbolos del oler.

El aroma personal y de los lugares era considerado uno de los aspectos más importantes de la esencia de las cosas. El bien siempre estaba asociado a olores agradables, mientras que lo malo carecía de esta gracia fragante.

De tal manera que, por ejemplo, la idea de “algo sabroso, fragante, se decía de una ciudad en donde existía dicha, felicidad; o quizás se decía de un tlatoani que era dador de alegría a la gente.”

Mientras que por el contrario, “in atzopelic, in ahuahuiac, era insipido, sin fragancia, o del hombre que es desterrado. Se decía “vete, abandona la ciudad, porque la ciudad te considera insípido, sin fragancia.” O quizá se le decía esto a algún tlatoani: “No eres considerado sabroso, fragante.”

El aroma se ligaba fácilmente con el sabor, y esta experiencia agradable se asociaba a conceptos siempre amables. Por ejemplo, la palabra ahuíac, significa “cosa suave, olorosa y gustosa.” O bien tzopeliccuícatl, es canto dulce. Mientras que huelicatlatoa significa “hablar gustoso, sabroso.” Finalmente se pensaba que si un dios favorecía a alguien, éste recibía “la dulzura, la fragancia, la misericordia” divinas.

La nariz indígena estaba acostumbrada a algunos aromas fijos que estaban presentes a lo largo de todo el año. Mientras que otros aparecían exclusivamente en determinadas estaciones, pues el clima y las condiciones ambientales los traían.

Este arte de catar de los antiguos mexicanos, nos permite encontrar experiencias profundas y sutiles al beber chocolate, vinos y mezcales. Pues conecta la experiencia del beber a las fuerzas del universo que han dado origen a las mismas bebidas.

¿No se les antoja aprender este antiguo arte? ¡Los esperamos entonces!

 

 

 

 

 

Comparte y síguenos

Viajando con Sabor

Deja una respuesta