Bodocuá Deliciosos sabores y la mejor vista de Valle de Bravo

La Chef Monserrat Barrios nos abrió las puertas de su restaurante Bodocuá, ubicado justo en la entrada de Valle de Bravo. Una hermosa cascada enmarcando la fachada del lugar nos dio la bienvenida. ¿Qué sorpresa nos tendría el final de esa rampa?, algo realmente grato, pues lo primero que percibimos fue un aroma a pan recién hecho que hipnotizó nuestros sentidos.

Bajando del elevador nos encontramos en el salón, la decoración en tonos claros y los amplios ventanales que permiten la entrada de luz natural, crean el ambiente idóneo para pasar un rato agradable, las plantas alrededor transmiten una frescura ideal ya que el clima de Valle de Bravo suele ser un poco caluroso, pero lo realmente bello, radica en la majestuosa vista al lago. El área lounge con pequeñas salitas y mesas de bar es perfecta para disfrutar de una velada agradable disfrutando alguno de los cocteles que el restaurante ofrece, como el mojito tradicional, el martini de manzana y el de chocolate.

Monserrat nos cuenta desde el origen del nombre del restaurante, el cual proviene de una linda historia familiar y su paso académico y laboral por Francia. Hace cinco años abre las puertas de Bodocuá con un concepto que ha evolucionado hasta convertirse en un restaurante de cocina contemporánea internacional donde se ofrecen platillos tan diversos como interesantes y para todos los gustos.

Hoy, Bodocuá ofrece una cocina moderna, casual y joven. De la mano de Montserrat, el chef José Antonio Balderas cuida cada detalle para que cada plato se sirva perfectamente, poniendo atención a cada elemento de la preparación, montaje y presentación. Ofrecen platillos de la cocina internacional pero conservando los que han sido un éxito entre los fieles comensales que han adoptado a Bodocuá como propio en cada visita que hacen a este destino mexiquense.

Tuvimos oportunidad de degustar como primer tiempo, un ravioli relleno de queso de cabra y nuez, en salsa de setas; continuamos  de segundo tiempo con una tártara de atún; el tercer tiempo lo protagonizó un ceviche de róbalo con pesto de jitomate; seguido de una sopa de jitomate asado con albahaca; después un Risotto al Azafrán con corazones de Alcachofa; el Short rib estofado 12 horas a fuego lento en vino y champiñones salteados; culminando con un postre de manzana con hojaldre y helado de vainilla y fresas.

¿Y por qué el aroma a pan recién hormeado?, Bodocuá prepara su propio pan hecho en casa y es este mismo pan el que se distribuye entre los principales centros gastronómicos de Valle de Bravo, debido a su calidad, sabor y preparación de primera. Y para redondear todo, el buen servicio y el trato ameno nos hizo pensar regresar muy pronto a Bodocuá.

Cheque promedio $350 por persona
Horario jueves – sábado de 2:00 pm a 11:00 pm domingo de 2:00 pm a 6:00 pm
 
Manguito s/n, col. Valle de Bravo, c.p. 51200.
Valle de Bravo, Estado de México.
Tel.: (726) 262.5818.

Comparte y síguenos

Viajando con Sabor

Deja una respuesta