Atotonilco, un santuario con mucha historia.

Atotonilco es una pequeña localidad situada en Guanajuato, entre Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende. Su nombre significa “lugar de agua caliente” ya que antiguamente había una gran cantidad de manantiales de aguas térmicas, cuyas propiedades curativas eran estimadas desde la época prehispánica.

Atotonilco alberga una majestuosa construcción del siglo XVII, estuvo a cargo del padre Luis Felipe Neri de Alfaro, quien se inspiró para su edificación en el santo Sepulcro ubicado en Jerusalén.

El sanntuario es visitado por muchas peregrinaciones provenientes de toda la República. Las celebraciones más importantes son la de  la Virgen de la Luz y la festividad de la Parroquia de Jesús Nazareno que se lleva a cabo tercer fin de semana de julio. De igual manera la procesión con el Sr. de la Columna con destino ala ciudad de San Miguel de Allende.

Más de  sesenta mil personas, acuden cada año  a la Casa Santa de los Ejercicios de Atotonilco, hombres y mujeres buscan salir renovados en su espiritu de esta singular experiencia de fe.

El Santuario y sus capillas, fueron construidos entre 1740 y 1776, durante estos 36 años el padre Alfaro vivió allí. Sólo le faltó concluir la capilla de la Santa Escuela.

El conjunto está dominado por un ángulo de aproximadamente 90°, cuyos brazos corresponde a las naves de la capilla del Calvario y al tempo de Jesús Nazareno, que son equivalentes en longitud y ancho. Éste último tiene una orientación este-oeste que se desvía 29° hacia el norte, de manera que mirando desde el altar mayor desde la nave la feligresía dirige la cara a Tierra Santa.

Además de la capilla del Calvario, tiene el Santuario seis más: la del Santo Sepulcro, la de Loreto, la del Santo Cenáculo y la de la Purísima, que se abren al norte mientras que la de Belén y la del Rosario se abren al sur. El aspecto exterior esta dominado por una sencilla fachada con una puerta coronada de arco mistilíneo, con movimiento. En el mismo plano de la fachada se extiende hacia el norte el costado de las capillas del santo Sepulcro y del Calvario, con sus ventanas cruciformes, y la saliente de plata semicircular del crucero, mientras en lo alto destaca la gran cúpula que gana altura gracias a su tambor ochavado con ventanas también mixtilíneas. Al sur de la fachada y cargada hacia el frente se levanta una torre con reloj, después el portal de ingreso a la Casa de Ejercicios. Frente a la fachada hay un espacio delimitado por una balaustrada que fue originalmente cementerio que ahora funge como minúsculo atrio con árboles frondosos que lo sombrean y proporcionan un ambiente intermedio entre el exterior luminoso y la penumbra interior.

En el interior del Santuario y sus capillas hay una profusión de pintura principalmente mural que decora todo cubriendo las bóvedas, las cúpulas, las linternillas y los muros casi hasta el suelo, en forma tal que apenas es posible encontrar una superficie sin decorar, que si se encuentra es seguramente producto del deterioro.

El 8 de Julio del 2008 tanto la Villa Protectora de San Miguel el Grande como el Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco, fueron declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Comparte esta nota
Viajando con Sabor

Viajando con Sabor

Deja una respuesta