AMOR CLANDESTINO, no digas que no te advertí

Durante agosto, la cartelera teatral de Ciudad de México ofrecerá al público la puesta en escena de INFIELES, del dramaturgo chileno, Marco Antonio de la Parra. Es una atractiva exploración psicológica que navega del  lado oscuro, al lado amable, entre traicionados y traidores. Confrontando en ellos sus emociones, fantasías, secretos, sueños rotos y demás asignaturas; mientras unos disfrutan y otros sufren la intensidad de una pasión,  que puede confundirse con amor. La cita será cada jueves a las 8:30 pm, en el Teatro Sala Chopin, en Álvaro Obregón 302.

Francamente, por qué verla, si ya hemos oído bastante de parejas que se engañan, o si hemos estado, o si preferiríamos evitar esa experiencia. Bueno, en verdad, vale la pena ir a ver INFIELES, porque está tremendamente bien escrita y muy bien desarrollada. No es fácil, encontrar un ritmo narrativo así de ingenioso y llamativo. La historia además relata  problemáticas del régimen militar de Chile, de los años 70´s.  Fue escrita en 1988 y  obtuvo en 2003 el Premio Max a la Figura del Teatro Hispanoamericano (España).

Cabe destacar que además de escritor, su autor Marco Antonio de la Parra es psiquiatra, por eso la obra maquina diálogos profundos e  intensos, como rounds olímpicos de  inteligencia y sátira;  pues hasta en los peores momentos del drama puedes reírte con fuerza. Marco Antonio tiene más de 70 obras, entre piezas teatrales, novelas, libros y ensayos, traducidas en varios idiomas y con premios en Argentina, Australia, España, Chile y Estados Unidos; claro que vale la pena presenciar INFIELES.

En escena participan  Eugenia Llaguno, Francesa Guillén, J.C. Montes-Roldán y Mario Morales, jóvenes actores con trayectorias sólidas, diversas y exitosas en cine, teatro y televisión.  Con esa experiencia, saben crear en INFIELES personajes veraces, con rabia, pasión, tristeza, lujuria, desencanto, venganza, comprensión, perdón y sobrevivencia.  Así es ese campo.  Parece que al final Marco Antonio bromea dolosamente, tanto como si dijera: Amor clandestino, luego no digas que no te lo advertí. LEAL CON  LA ENSOÑACIÓN, INFIEL POR PLACER.

 

Comparte y síguenos

Viajando con Sabor

Deja una respuesta